Tratamiento Peeling - Medicina y Belleza

Tratamiento Peeling

Si no te convence el aspecto estético de tu piel un peeling químico es una alternativa interesante para conseguir el cambio deseado.

Un peeling es un tratamiento dermatológico no invasivo ni doloroso indicado para mejorar el estado de la piel. Consiste en la aplicación de un producto químico para exfoliar y desprender las células viejas y dañadas que son reemplazadas por una nueva piel regenerada, lisa y suave, con menos marcas y arrugas

El peeling puede ser superficial, medio o profundo, dependiendo del tipo de piel y del problema a corregir.
El dermatólogo determina cuál es el peeling más apropiado para cada paciente.

La exfoliación química de la piel se indica para lograr cambios en la textura de la piel, tratar manchas, arrugas finas, poros dilatados, y cicatrices.

Los peelings químicos consisten en la aplicación de ciertos ácidos sobre la piel. La elección del ácido a aplicar varía según lo que se necesite mejorar y el estado y tolerancia de la piel de cada paciente.

Los mismos pueden ser utilizados en las arrugas ocasionadas por el sol y el paso de los años.  Los ácidos que se utilizan en estos casos son útiles para mejorar arrugas superficiales y modificar el aspecto mate u opaco de la piel. Cuando las arrugas son más profundas se pueden aplicar también sustancias de relleno como el ácido hialurónico que otorga volumen e hidrata la piel.

Los peelings también son útiles para mejorar el exceso de grasitud (seborrea) y poros dilatados, así como ciertos tipos de acné.

Para tratar las marcas y cicatrices ocasionadas por el acné pueden indicarse peelings con ácido tricloroacético, siempre teniendo en cuenta el tipo de piel del paciente. Suelen combinarse con rellenos de las cicatrices y microdermoabrasiones un tipo de peeling mecánico que se realiza con una punta de diamantes.

Los peelings dermatológicos los realiza el dermatólogo en su consultorio, habiendo previamente definido el tipo de peeling a realizar e indicado ciertas cremas que el paciente debe utilizar los días previos a iniciar el tratamiento para preparar su piel e incrementar los resultados del mismo.

El paciente siente cierta sensación de calor o picazón durante el procedimiento que cede con la colocación de máscaras y/o cremas refrescantes.

El dermatólogo indicará medidas para reducir la inflamación y humectar la piel, siendo fundamental la utilización de protección solar.

El paciente se retira con la piel eritematosa (ligeramente colorada, similar a la exposición solar), y luego de horas comenzará a percibir la descamación celular.

Los peelings se indican cada quince a veinte días, realizándose un promedio de cinco sesiones en el año.

Cuando los pacientes por cuestiones sociales no pueden tener la piel eritematosa o descamada se indican peelings más suaves y superficiales, o se elige otro procedimiento como por ejemplo la microdermoabrasión con punta de diamantes.

Las personas que padecen herpes perioral a repetición (ampollitas que aparecen alrededor de la boca causadas por un virus) deben recibir ciertos comprimidos antes del peeling.

Los pacientes que toman isotretinoína (medicamento para combatir el acné) deben esperar seis meses de haber finalizado el tratamiento antes de realizarse cualquier tipo de peeling.

Existen diferentes tipos de ácidos que se utilizan para realizar peelings. La acción de cada uno de ellos varía dependiendo del PH y la concentración a la cual se utilicen.

Ácido Láctico: se extrae de la leche, tiene propiedades hidratantes y renovadoras de la piel. Se utiliza para tratar manchas y determinados tipos de acné.

Ácido Glicólico: se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetración en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido Salicílico: se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico por eso es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Ha demostrado beneficios también para tratar manchas.

Ácido Mandélico: se extrae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico siendo útil para tratar manchas y acné en pieles más sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido Retinoico: estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros, es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido Tricloroacético: produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.

Los nuevos agentes utilizados para realizar peelings y las nuevas combinaciones de técnica permiten maximizar los resultados y minimizar los efectos adversos.

Consideramos fundamental que tu dermatólogo te explique detalladamente cuáles son los cambios que van a obtenerse en tu piel con los peelings, así como las pautas de cuidado previas y posteriores al procedimiento.

Contacto

No dudes en escribirnos a través del formulario, por WhatsApp al 11 3420 5500 o por mail a: consultas@medicinaybelleza.com.

CONTESTAMOS EN MENOS DE 24 HS.

 

Estamos para ayudarte!