¿Qué es la adiposidad localizada? - Medicina y Belleza
¿Cómo nos damos cuenta de que tenemos mala circulación?
14/05/2018
Hablemos sobre la fosfatidilcolina
28/05/2018

¿Qué es la adiposidad localizada?

En esta ocasión vamos a hablar acerca de una problemática por la que pasan la mayor parte de las personas y que lleva a diferentes afecciones físicas que pueden resultar molestas. Estamos haciendo referencia a lo que se conoce como adiposidad localizada. Muchas cuestiones estéticas y físicas están relacionadas con ésta, pero ¿cuánto sabemos en realidad acerca de la adiposidad localizada? Lo veremos a continuación.

Hablemos acerca de la adiposidad localizada

Lo primero que debemos saber es cómo se forma la adiposidad localizada. Esta tiene lugar como consecuencia de un incremento en el tejido graso, tanto en volumen como en cantidad. Sin embargo, no se trata de un incremento absoluto que tenga lugar en muchas partes del cuerpo.

Un error que se comete frecuentemente cuando se intenta entender la adiposidad localizada es confundirla con la celulitis. Es frecuente que la adiposidad localizada dé lugar a la celulitis, pero eso no significa que la última surja necesariamente sólo porque se tiene adiposidad localizada. Al mismo tiempo, es frecuente que se confunda a la adiposidad localizada con la obesidad. En este sentido, es importante plantear diferencias fundamentales.

Cuando hablamos de obesidad estamos haciendo referencia a una serie de factores alimenticios, genéticos y de metabolismo que dan lugar a la misma. Esta, se manifiesta en aumento de tamaño y de grasa en todas partes del cuerpo, generando además diferentes problemáticas, como pueden ser los problemas respiratorios, un aumento en el colesterol, la diabetes, entre otras. Esta diferencia es importante tenerla en cuenta, ya que los tratamientos para ambas cosas son diferentes. Cuando hablamos de obesidad no hablamos de grasa acumulada en pocas partes del cuerpo, por lo que no es algo que pueda tratarse solamente con una liposucción u otro tratamiento estético. La obesidad requiere de modificaciones estructurales en los hábitos alimenticios y de todos los días, como así también el control de la salud de los pacientes.

Por el contrario, la adiposidad localizada es, como su nombre lo indica, la acumulación de grasa en partes puntuales -o “localizadas”- del cuerpo. Sin embargo, aunque claramente es mucho más sencillo de tratar que la obesidad, se trata de una grasa que no es fácil de eliminar a través de la dieta y el ejercicio físico. En general, la grasa que se conoce como adiposidad localizada suele perdurar, independientemente de los cambios que se realicen en la vida cotidiana. Es por esto que, para eliminarla, suele ser necesario acudir a diferentes procedimientos estéticos o cirugías que la eliminan por completo.

¿En quiénes y en qué partes del cuerpo se da la adiposidad localizada?

Algo que cabe destacar es que la adiposidad localizada tiende a tener lugar tanto en hombres como en mujeres, siendo una problemática que no se relaciona directamente con el sexo biológico de las personas. En las mujeres con frecuencia se distribuye en el área de las caderas y del vientre, como así también puede ser en glúteos y muslos. Por su parte, los hombres suelen tenerla especialmente en el abdomen, como puede ser también en los brazos.

Causas

Muchos son los factores que pueden dar lugar a que se genere adiposidad localizada. En general se relaciona con hábitos alimenticios que se sostienen de manera prolongada a lo largo del tiempo. Entre las comidas o alimentos que mayormente tienden a generar adiposidad localizada encontramos el exceso de azúcar, las harinas blancas, los alimentos fritos y con demasiada grasa, las bebidas alcohólicas y el tabaco. Claro está que la adiposidad localizada no se va a desarrollar porque se pruebe algo de todo esto de vez en cuando. Sin embargo, sin son hábitos sostenidos, es muy probable que la misma tenga lugar.

Formas de tratamiento

Muchas son las formas que existen en la actualidad para poder tratar y eliminar la adiposidad localizada. Entre estas, podemos destacar especialmente las siguientes:

– La ultracavitación

– Los procedimientos con uso de ultrasonido

– El drenaje linfático de manera manual

– La mesoterapia

Por otro lado, podemos mencionar una serie de procedimientos que pueden ayudar a que el tratamiento se lleve adelante de mejor manera, favoreciendo y haciendo duraderos los resultados. Podemos mencionar en este punto el uso de vendajes ajustados, la aplicación de compresas frías en las zonas afectadas, la aplicación de elementos con calor durante plazos prolongados para que la grasa se ablande, entre otros factores. Si bien es cierto que rara vez estos resultan suficientes para eliminar por completo la adiposidad localizada, sí es verdad que nos pueden ayudar a optimizar aún más los tratamientos a los que decidamos acudir para eliminarla, haciendo que esto se obtenga mucho más rápido. Al mismo tiempo, es una buena manera -junto con mejorías considerables en los hábitos alimenticios y un aumento en la actividad física aeróbica- de mantener los resultados obtenidos con el paso del tiempo para que la adiposidad localizada no vuelva a formarse en nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat