Consejos para proteger la piel del Sol durante el verano - Medicina y Belleza
Cuidando codos y talones
28/10/2018
¿Cómo proteger el pelo del Sol?
14/11/2018

Consejos para proteger la piel del Sol durante el verano

Empezaron los días cálidos y nosotros empezamos con nueva energía. Los meses de primavera y verano son de los preferidos por la mayor parte de las personas. Es cuando podemos vestirnos con ropa hermosa y fresca y salir a la calle sin necesidad de estar cargando un montón de cosas. Es cuando las noches se tornan absolutamente agradables y propicias para juntarse con amigos, con amigas, con la familia y salir a tomar algo.

En definitiva, podemos decir que los meses de primavera y de verano son ideales para renovar las energías, para reencontrarse con las amistades de otra manera y disfrutar del entorno y de nosotros mismos.

Pero, para poder disfrutar como corresponde, es necesario tener una serie de cuidados que eviten que podamos pasar un mal momento. Si bien estos meses son ideales, si no nos cuidamos bien del Sol podemos llegar a padecerlos. Para que eso no te suceda, vamos a ver a continuación algunos consejos para que puedas cuidarte del Sol, mantener un perfecto estado de salud y cuidar bien tu piel. ¡Vamos a evitar los problemas para disfrutar tranquilos!

Verano con piel saludable

Lo primero que tenemos que saber, es que una de las cosas que más afecta a nuestra piel cuando llegan los meses de primavera y de verano son los rayos UV del Sol. Sin embargo, la radiación ultravioleta puede también provenir de otros sitios, como pueden ser las camas solares para bronceados artificiales.

Son dos los tipos de rayos ultravioletas que emite el Sol: los UVA y los UVB. Los UVB son los que se incrementan especialmente en el horario de las 10 de la mañana a las 16, a la tarde. Justamente, son esos los horarios en los que, durante el verano, se tiende a recomendar a las personas que no se expongan al Sol. Hoy en día, incluso se recomienda evitar la exposición aún utilizando protector solar. Por otro lado, los UVA son los que se mantienen altos a lo largo de todo el día, independientemente del horario. Además, estos últimos se mantienen altos en todas las épocas del año.

Consejos para cuidar la piel a lo largo del verano

Ahora que conocemos de qué manera nuestra piel puede llegar a verse afectada, es importante conocer las formas de cuidarla durante el verano. Para ello, te vamos a dar algunos consejos.

Usar protector solar

Sabemos que esto puede parecer una obviedad y que muchas personas pensarán que se exagera con el uso del protector solar. Sin embargo, al mismo tiempo, se sabe que son muchas las personas que lo olvidan y que no tienden a incorporarlo en su rutina diaria. Esto sucede porque todavía se asocia al protector solar a las vacaciones o a la playa. Y eso es un error. Aún cuando estemos en una ciudad plagada de edificios y sólo estemos saliendo a caminar diez calles para llegar al trabajo, la exposición al Sol durante esas diez calles sin protector solar puede llegar a ser sumamente nociva para la salud de nuestra piel. Además, debemos tener en cuenta que en las ciudades son más los elementos que pueden funcionar a modo de espejo para los rayos solares, siendo todavía más riesgoso que otros ambientes.

Durante los meses de primavera y de verano especialmente, el protector solar debe incorporarse a la rutina diaria que ejercemos antes de salir de casa. Alcanza con aplicarlo 15 minutos antes de salir, en todas las zonas del cuerpo que se van a ver expuestas al Sol por la vestimenta. Además, debe reaplicarse cada dos horas, o más en casos de sudoración excesiva o de lavarse.

Hoy en día, los laboratorios están trabajando con factores de protección solar cada vez más altos. Esto se debe a que los que hace unos años eran efectivos, no lo son ya con la fuerza que tiene el Sol en la actualidad. Por eso, el mínimo indispensable hoy en día es factor 30. Sin embargo, se apuesta cada vez más a los factores 40 y 50 para el rostro.

Vestimenta que cubra

Si no te gusta aplicar protector solar todo el tiempo, lo que podés hacer es optar por una vestimenta que te cubra. Mientras más partes del cuerpo estén cubiertas, menos serán las zonas que se puedan quemar con el Sol. Sin embargo, se debe definitivamente utilizar protector solar en el rostro, eso no debe olvidarse.

Otra recomendación en relación con la vestimenta es usar colores claros. Los oscuros -especialmente el negro- atraen los rayos solares. Por eso, mientras más clara sea la ropa que llevemos, menos sufriremos el Sol y el calor.

Evitar los horarios clave

Sabemos que a veces es imposible no salir en los horarios clave de rayos UVB, que son entre las 10 y las 16 horas. Sin embargo, mientras se pueda evitar, se recomienda hacerlo. En caso de que se tenga que salir, se recomienda permanecer la mayor parte del tiempo en la sombra, evitando especialmente la toma de Sol en caso de que se esté de vacaciones o en una playa.

Hidratarse

La hidratación es algo que no puede faltar en ningún momento del año, pero especialmente durante los meses de primavera y de verano. Sabemos que este es un momento en el que transpiramos más y tendemos a perder y a necesitar más agua. Por eso, es indispensable tomar la cantidad necesaria a lo largo de todo el día. Si durante el año se recomiendan dos litros por día, en el verano eso debe cumplirse necesariamente, aunque puede llegar a ser necesario añadir más. En este sentido, el agua debe ser distribuida a lo largo de todo el día, y no en un solo momento en el que lo recordemos.

Para garantizar la toma de agua suficiente, lo que se puede hacer es medirlo en botellas pequeñas, como de 500 ml. Si hacemos esto, vamos a saber cuánto vamos tomando en cada momento del día.

Si bien tomar agua es la forma fundamental de mantener la hidratación, tanto de la piel como del cuerpo en general para garantizar su salud, también hay que acudir a hidrataciones externas. Esto es, a usar cremas hidratantes durante el día. Ello es preferible hacerlo todos los días, pero especialmente cuando hemos estado expuestos al Sol, para permitirle a la piel recuperarse.

Limpieza del rostro

Como hemos dicho con anterioridad, la primavera y el verano son épocas en las que tendemos a transpirar más. Esto puede obstruir los poros y puede provocar acné u otras problemáticas de esa índole. Por eso, es muy importante limpiar bien el rostro, al menos dos veces al día.

Vigilar

Finalmente, si bien no hay que estar todo el tiempo asustándonos, es importante estar atentos a las marcas y manchas que nuestra piel pueda llegar a producir. Eso se debe a que el Sol puede llegar a generar problemas de gravedad en la piel si no contamos con los cuidados correspondientes. Para ello, se recomienda estar atentos, poner en práctica todos los consejos mencionados con anterioridad e ir cada tanto al dermatólogo para garantizar que no se esté produciendo nada raro. En caso de que veamos que aparece un lunar que se deforma o alguna mancha que nos parezca rara, es muy importante acudir a un profesional para sacarnos la duda.

Preguntas frecuentes

Ahora, vamos a responder a algunas de las preguntas que las personas más frecuentemente se hacen respecto al cuidado de la piel durante el verano.

¿Cuáles son los mejores tipos de protector solar?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta al respecto de esta pregunta, es que no todas las pieles reaccionan de la misma manera. En ocasiones, las pieles grasas o las altamente sensibles requieren de productos especiales para su condición.

De todas maneras, cuando se va a elegir un protector solar genérico, se recomienda que sea de alto espectro. Esto quiere decir, que pueda proteger tanto de los rayos UVA como de los UVB.

Como ya se dijo, el factor de protección solar no debe en absoluto ser menos a 30. De todas maneras, las pieles más blancas y más sensibles deben optar por 40 o 50.

¿Cómo protejo el cuero cabelludo?

Hay una tendencia a pensar que sólo se puede ver afectada la piel que se encuentra directamente expuesta al Sol. En este sentido, solemos pensar que si hay cabello cubriendo, no va a pasar nada en la cabeza. De hecho, estas ideas se ven reforzadas en ocasiones cuando notamos que nos quedó la marca del Sol en una zona donde teníamos el cabello largo. Pero el cuero cabelludo es una de las áreas más afectadas durante el verano por la exposición al Sol, ya que no tiene protección.

Una de las recomendaciones principales para evitar que el cuero cabelludo pueda verse afectado, es salir al Sol con sombreros o gorros. Debemos tener en cuenta que, si nos quemamos esa zona de la cabeza, no sólo vamos a comenzar a desarrollar picazón, sino que además vamos a poder notar una caída más veloz del cabello.

¿Qué pasa si está nublado?

Muchas personas, apenas ven que el cielo está nublado, abandonan rotundamente los cuidados respecto a los ratos del Sol. Esto es un grave error, ya que las nubes dejan igualmente pasar el 80% de los mismos. Lo mismo sucede cuando confiamos en que estamos adentro del agua y no podemos quemarnos. El agua deja pasar el 50% de la radiación.

 

No olvides cuidar correctamente cada parte de tu piel para disfrutar del verano de la mejor manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos para ayudarte!